Resincronización cardiaca: novedosa técnica para las arritmias con resultados prometedores.

Una arritmia cardíaca es un latido irregular del corazón. Los problemas del ritmo cardíaco ocurren cuando los impulsos eléctricos que coordinan los latidos del corazón no funcionan adecuadamente. La señalización defectuosa hace que el corazón lata demasiado rápido (taquicardia), demasiado lento (bradicardia) o de forma irregular.

Hay que cuidar el corazón con deporte moderado, una buena alimentación y con revisiones periódicas con los cardiólogos. Estas son algunas de las claves para poder tener la salud del corazón a punto, sin embargo, a veces nuestro corazón necesita de tratamientos que tienen que estar en las manos de los especialistas, ya que se escapa de nuestro cuidado diario.

Una de las soluciones para cuidar nuestro corazón es poner un marcapaso, ya que éstos sirven para estimular el corazón en el ventrículo derecho y ayudarle a latir a un ritmo constante. Marcapasos, además, que han evolucionado mucho en las últimas décadas, ya que cada día son más eficientes y menos invasivos, como es el caso de la técnica de resincronización cardiaca, una intervención que logra que las cavidades cardiacas se contraigan de forma organizada y eficiente.

Indicada principalmente en pacientes con insuficiencia cardiaca

Sobre ello, el Dr. Tomas Datino, jefe de la Unidad de electrofisiología y arritmias del Hospital Universitario Quirónsalud Madrid, ha detallado que «esta técnica consiste en implantar un tipo de marcapasos especial que dispone de dos electrodos: uno estimula el ventrículo derecho del corazón y otro el izquierdo. La estimulación de los dos ventrículos a la vez es más fisiológica, más adecuada, y está indicada principalmente en pacientes con insuficiencia cardiaca por fallo de la función de bombeo del corazón (insuficiencia cardiaca sistólica), muy recomendada en los que tienen un retraso en la conducción eléctrica en la rama izquierda del corazón».

Pese a su efectividad, alrededor de un 30% de estos pacientes no mejoran con esta técnica. Por eso, y para tratar a estos pacientes no respondedores, se ha desarrollado una estrategia alternativa que consiste en la estimulación directa del sistema de conducción del corazón o resincronización a través del sistema His-Purkinje.

Técnica con ‘Plan B’ para pacientes no respondedores

Tomás Datino, Nina Soto y Jorge González-Panizo durante un momento de la intervención. @QuirónSalud

«Es una técnica relativamente novedosa y prometedora que consiste en la fijación de un electrodo del marcapasos en el septo del ventrículo derecho para estimular el sistema de conducción eléctrica en la zona denominada haz de His o en la parte más proximal de la rama izquierda del corazón», ha explicado el Dr. Datino. «Esta técnica ha mejorado mucho con el desarrollo de nuevos materiales que elevan la tasa de éxito», ha concluido.

Ha detallado, además, que al estimular directamente el sistema eléctrico del corazón esta clase de marcapasos consigue una estimulación más fisiológica y natural. «Se ha demostrado ser mejor tolerada que la estimulación clásica de los marcapasos e incluso mejor que la resincronización cardiaca convencional». Por eso, el especialista aprecia la utilidad de esta técnica, sobre todo, en pacientes no respondedores a terapias clásicas.

«Desde luego, la estimulación fisiológica del sistema de conducción está ofreciendo nuevas oportunidades de mejora para nuestros pacientes con problemas cardiacos. En el caso concreto de pacientes no respondedores a la resincronización cardiaca clásica, la estimulación del sistema de conducción es claramente una alternativa que está ofreciendo resultados prometedores», ha terminado.

Artículo originalmente publicado en OK DIARIO.

Menú