Medicamentos: Aprender por qué motivo se toman y sus efectos


Aunque es difícil generalizar, hay una serie de medicamentos que han demostrado eficacia para disminuir el riesgo de padecer un nuevo problema en el corazón, y que es posible que usted esté tomando.
Recuerde que cuando se receta es porque el beneficio que puede aportarle es grande, y mucho mayor que los posibles riesgos que conlleve el tomarlo. Aunque hay distintas marcas comerciales, puede mirar en la caja o en el prospecto cual es el principio activo y leer como actúan en la siguiente lista:

Aspirina, Clopidogrel, Prasugrel, Ticagrelor

Son fármacos que hace más difícil que la sangre forme cierto tipo de coágulos, que podrían enlentecer o interrumpir la circulación de la sangre. Son muy útiles especialmente si tienes stents y están especialmente indicados después de un infarto, o si con esfuerzos siente (o ha sentido) opresión en el pecho (angina de pecho). En muchas ocasiones (después de haber tenido un infarto, o después de haberse colocado un stent…) se recomienda tomar dos de distinto tipo juntos durante un año.
Aunque lo habitual es no notar ningún efecto secundario, a veces a veces aparecen efectos secundarios no deseados como ciertas molestias de estómago (sobre todo en el caso de aspirina), facilidad para el sangrado o sensación de dificultad para respirar (sobre todo en el caso del ticagrelor).

Bisoprolol, Atenolol, Nevibolol, Metoprolol, Carvedilol

Son fármacos que hacen que la frecuencia cardiaca sea más lenta (bajan las pulsaciones) y muchos de ellos además también bajan la tensión arterial. Están especialmente indicados después de un infarto, en casos de insuficiencia cardiaca, o si con esfuerzos siente opresión en el pecho (angina de pecho).
Aunque lo habitual es no notar ningún efecto secundario, a veces aparecen efectos secundarios no deseados como disfunción eréctil o impotencia (excepto con nebivolol), mareo por excesivo enlentecimiento de las pulsaciones o excesiva bajada de la presión arterial, o dificultad para respirar (deberían evitarse en personas con asma).

Enalapril, Ramipril, Lisinopril, Valsartan, Sacubitril, Candesartan, Losartan, Olmesartan

Son fármacos que bajan la presión arterial. Están especialmente indicados después de un infarto o en casos de insuficiencia cardiaca.
Aunque lo habitual es no notar ningún efecto secundario, a veces aparecen efectos secundarios no deseados como tos seca persistente o mareo por excesiva bajada de la tensión arterial.

Diltiazem, Verapamilo, Amlodipino, Lercanidipino, Nifedipino

Son fármacos que bajan la tensión arterial y algunos de ellos (diltiazem, verapamilo), además también hacen que la frecuencia cardiaca sea más lenta (bajan las pulsaciones). Están especialmente indicados si tiene hipertensión, o si con esfuerzos siente opresión en el pecho (angina de pecho).
Aunque lo habitual es no notar ningún efecto secundario, a veces aparecen efectos secundarios no deseados como hinchazón en piernas (especialmente amlodipino), mareo por excesivo enlentecimiento de las pulsaciones o por excesiva bajada de la tensión arterial, o estreñimiento (verapamilo).

Atorvastatina, Rosuvastatina, Pitavastatina, Sinvastatina, Ezetimibe

Son fármacos que bajan los niveles de colesterol. Aunque lo habitual es no notar ningún efecto secundario, a veces aparecen efectos secundarios no deseados como dolores musculares tipo “agujetas”, molestias de estómago o alteración de la función del hígado (detectable en las analíticas).

Ranolazina

Es un fármaco que protege a las células del corazón, haciéndolas más resistentes a la falta de oxígeno. Está especialmente indicado si con esfuerzos siente opresión en el pecho (angina de pecho).
Aunque lo habitual es no notar ningún efecto secundario, a veces aparecen efectos secundarios no deseados como molestias de estómago o estreñimiento.

Ivabradina

Es un fármaco que hace que la frecuencia cardiaca sea más lenta (baja las pulsaciones). Especialmente indicado si con esfuerzos siente opresión en el pecho (angina de pecho). Aunque lo habitual es no notar ningún efecto secundario, a veces aparecen efectos secundarios no deseados como alteraciones en la vista (ver destellos luminosos).

Nitroglicerina, Mononitrato de isosorbida

Son fármacos que hacen que los vasos sanguíneos se abran más (dejando pasar más sangre), este efecto también produce que baje la tensión arterial.
Están especialmente indicados si con esfuerzos siente opresión en el pecho (angina de pecho). A veces se administran en forma de parches (son como una tirita impregnada en el medicamento, que nos pegaremos en la piel), a veces en pastillas o en spray y en la mayoría de los casos solamente hará falta tomarlos si sentimos opresión en el pecho que no cede con reposo (en este caso se pondrá la pastilla o se aplicará el spray debajo de la lengua).
Aunque lo habitual es no notar ningún efecto secundario, a veces aparecen efectos secundarios no deseados como mareo por excesiva bajada de la presión arterial o dolor de cabeza.

Espironolactona, Eplerenona

Son fármacos que bajan la presión arterial y son diuréticos. Están especialmente indicados en casos de hipertensión y en insuficiencia cardiaca. Aunque lo habitual es no notar ningún efecto secundario, a veces aparecen efectos secundarios no deseados como aumento del tamaño del pecho en hombres (en el caso de espironolactona) o mareo por excesiva bajada de la presión arterial. En raras ocasiones, hacen que aumente la cantidad en sangre de una sal que se llama potasio, por eso necesitan controles con analítica, sobre todo cuando se empiezan a tomar por primera vez.

Acenocumarol, Warfarina, Dabigatran, Rivaroxaban, Apixaban, Edoxaban

Son fármacos que hacen que la sangre tarde más en coagularse (por lo general la sangre tardará entre el doble y el triple de lo que tardaba en coagular cuando no los tomaba).
En muchos casos, la dosis es distinta según cada paciente y necesitan controles analíticos para asegurarse de que se mantiene el efecto apropiado. Se suelen recetar a aquellas personas que puedan tener riesgo alto de ictus (infartos cerebrales por trombos que obstruyen vasos sanguíneos del cerebro). Por ejemplo, si están operados del corazón y se les ha puesto ciertas prótesis valvulares, también en algunas arritmias como la llamada “fibrilación auricular” que eleva el riesgo de ictus en algunos pacientes.
Aunque lo habitual es no notar ningún efecto secundario, a veces aparecen efectos secundarios no deseados como sangrados.

Si usted toma alguno de estos anticoagulantes, avise siempre a su médico antes de tomar una nueva medicación y no se automedique, algunos medicamentos como los antiinflamatorios pueden aumentar el efecto de los anticoagulantes y ponerle en riesgo de sangrado.

Avise también a su médico de que toma anticoagulantes si le tienen que operar, hacer una extracción de una pieza dental, etc., en estos casos probablemente tendrá que suspender la toma de anticoagulante durante unos días.

Si tiene más dudas que no hayan quedado resueltas en este artículo,  puede solicitar una cita.

Menú