Entrevista al Dr. José Angel Cabrera en la Razón.

«Deberíamos priorizar el uso de edulcorantes naturales»

Entrevista a José Angel Cabrera, jefe de Cardiología Olympia-QuironSalud Madrid Hospital Universitario QuirónSalud Madrid.

1. Algunos expertos aseguran que el azúcar es un auténtico veneno ¿los edulcorantes también lo son?
La mayoría de los ensayos clínicos controlados aleatorizados han encontrado un modesto o nulo beneficio del uso de edulcorantes artificiales bajos en calorías en la perdida o mantenimiento del peso corporal, incluso podrían presentar un mayor riesgo para la salud .

2. Estudios recientes vinculan su consumo con un mayor riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares, como infartos o ictus ¿es cierto?
Efectivamente, un estudio reciente publicado en revista British Medical Journal (BMJ) ha examinado el consumo de edulcorantes artificiales no calóricos en 103.388 adultos y ha mostrado que el consumo de este tipo de aditivos en la alimentación podría aumentar el riesgo de un problema cardiovascular. Sin embargo es preciso resaltar que se trata de un análisis de carácter observacional.

3. ¿Pero hablamos de todos los edulcorantes o de algunos en concreto?
El aspartamo, el acesulfamo de potasio y la sucralosa se asociaron con un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular

4. Entonces, ¿podríamos decir que hay edulcorantes buenos y malos?

Los edulcorantes artificiales aspartamo, acesulfamo de potasio, sacarina, neotamo y sucralosa están todos aprobados por la FDA (Administración de Alimentos de los Estados Unidos), sin embargo no parece que sean la alternativa más segura al azúcar. No olvidemos que existen los edulcorantes no calóricos naturales. Serán los estudios controlados aleatorizados, los que realmente den el soporte científico para poder contestar con criterio a esta pregunta.

5. Y si nos fijamos, por ejemplo, en todos los refrescos light o Zero azúcar… ¿estamos hablando de que contienen esos edulcorantes peligrosos para el corazón?

Aunque no se ha podido demostrar que la ingesta de este tipo de bebidas produzca un descenso del peso, es importante señalar que sus consumidores tienen, en general, hábitos de vida más saludables. Sin embargo altas dosis pueden tener consecuencias en nuestra salud cardiovascular.

6. ¿Y qué es lo que tenemos que hacer? ¿Reducir los edulcorantes?

Es preciso realizar más investigaciones sobre la seguridad de los edulcorantes artificiales y en su defecto recomendar un uso sensato.

7. Y supongo que eso en casos de personas sin ningún tipo de problema de salud, las que los tengan, sobre todo si son riesgos cardiacos, sería conveniente eliminarlos ¿no?

Los más jóvenes, con sobrepeso, fumadores y sedentarios son en general los mayores consumidores de edulcorantes. El punto de partida debería estar en promover la salud cardiovascular controlando esos factores de riesgo , ya presentes en edades tempranas.

8. Pero, ¿cuál es la explicación de que los edulcorantes tengan tanta incidencia sobre el peso, si no contienen calorías y sobre la hipertensión arterial, la diabetes, el daño a los vasos sanguíneos y la mayor inflamación?

No diponemos de información concluyente. Se han sugerido implicaciones en la disfunción endotelial del sistema circulatorio.

9. Qué cantidad podría considerarse peligrosa, ¿un sobre de edulcorante al día?

Se ha publicado que un sobre al día de edulcorante artificial elevaría el riesgo de un evento cardiovascular

10. Entonces, ¿qué hacemos? ¿Volvemos al azúcar? ¿Es menos perniciosa que los edulcorantes?

Pienso quedeberíamos acostumbrar nuestro paladar al sabor natural de los alimentos y utilizar el sentido común para el consumo de azúcares. Probablemene deberíamos priorizar el uso de edulcorantes naturales no calóricos y sin duda la clave es la moderación.

Artículo originalmente publicado en La Razón.

Menú