Ecocardiograma de esfuerzo

Ecocardiograma que se realiza al tiempo que el paciente se somete a una prueba de esfuerzo (sobre un tapiz rodante). Es útil para ayudar a diagnosticar la enfermedad coronaria.
Los diversos motivos para realizar una ecocardiografía de esfuerzo incluyen, entre otros, la evaluación de los pacientes que tienen o se sospecha que tienen enfermedad en las arterias coronarias (arterias que irrigan el corazón), evaluación de pacientes con problemas en alguna de sus válvulas, valoración de los pacientes que van a empezar un programa de rehabilitación cardiaca, que se están recuperando de un ataque al corazón o han sido sometidos a una cirugía del corazón.

Cómo se realiza y cómo prepararse

La primera parte de un ecocardiograma de esfuerzo es similar a la del procedimiento del ecocardiograma básico. Tras obtener las imágenes en reposo, el paciente empezará a hacer ejercicio en una cinta mientras se recogen imágenes. Hará ejercicio hasta que alcance un determinado límite de ritmo cardiaco o hasta que no sea capaz de continuar debido a dolor en el pecho, dolor en las piernas, mareos, dificultad para respirar severa o cansancio intenso. Una vez terminado el ejercicio se acostará en la camilla de nuevo lo más rápidamente posible y se repetirá el procedimiento de ecocardiograma. El médico comparará el eco en reposo con el que se hace durante, inmediatamente después del ejercicio y en recuperación. Si las arterias coronarias del paciente se han estrechado, el bombeo del corazón se verá afectado en el ecocardiograma durante el ejercicio.

Imagen11

Si tiene más dudas que no hayan quedado resueltas en este artículo,  puede solicitar una cita.

Menú