«Cambiar la válvula cardiaca por vía percutánea es más seguro»

10 PREGUNTAS SOBRE CARDIOLOGÍA

Dr. Alberto Forteza Jefe del Servicio de Cirugía Cardiaca del Hospital Universitario QuirónSalud Madrid y Dr. José Ángel Cabrera Jefe del Servicio de Cardiología del Hospital Universitario QuirónSalud Madrid

1 ¿Qué es exactamente la unidad de patología valvular?

Se trata de una unidad multidisciplinar dedicada al estudio y tratamiento de las afecciones que afectan a las válvulas del corazón. La disponibilidad de un quirófano híbrido nos permite tanto la reparación de las válvulas cardiacas por vía abierta como a través de pequeñas incisiones en la ingle que a través de catéteres por vía percutánea pueden acceder a las válvulas del corazón y repararlas.

2 ¿Qué grupo de profesionales forman parte de ella?

La unidad está constituida por un equipo multidisciplinar que incluye anestesistas, cardiólogos clínicos, expertos en imagen cardiaca, cardiólogos intervencionistas, enfermeras y cirujanos cardiacos. Nació para dar una respuesta personalizada a cualquier paciente que padezca una patología valvular.

3 ¿Era necesario algo así en España?

El avance en las técnicas percutáneas ha provocado que las indicaciones de utilización de los implantes transcateter de prótesis valvular aórtica (TAVI) sea más amplia. Esta intervención, en un principio, sólo se realizaba en pacientes en los que por su alto riesgo quirúrgico no se recomendaba el recambio de válvula a través de cirugía abierta. Con el paso de los años ha aumentado la evidencia con la publicación de ensayos clínicos amplios de que el reemplazo de válvula por vía percutánea es cada vez más seguro y recomendable no sólo a los pacientes de alto riesgo, sino también a los de riesgo intermedio o bajo. Los especialistas que formamos parte de esta unidad valoramos de forma conjunta si el caso concreto de cada paciente requiere una cirugía convencional o se puede beneficiar del nuevo sistema.

4 Se trata de la primera unidad de estas características en España, ¿es así?

Es única en nuestro país por dos razones: la primera es que dispone de tecnología puntera que incluye un quirófano híbrido que facilita la integración de distintos tipos de imagen diagnóstica obtenidos de ecocardiografía, tomografía computarizada y resonancia magnética que se pueden combinar con la imagen fluoroscópica. La segunda razón es porque todos los procedimientos serán llevados a cabo por un equipo multidisciplinar donde siempre estarán presentes un cirujano cardiaco y un cardiólogo intervencionista que, independientemente de la vía de abordaje, implantarán los dispositivos. Esto implica una total seguridad para el paciente y es el aspecto clave que asegurará un resultado óptimo.

5 ¿Para qué tipo de patologías resulta beneficiosa?

La estenosis valvular aórtica es actualmente la enfermedad que más se está beneficiando del abordaje percutáneo Esta patología condiciona que la válvula no se abra correctamente y causa en los pacientes dolor en el pecho, mareos y falta de aire. Una vez que se manifiesta esta enfermedad es necesario realizar una cirugía de reemplazo valvular. También es muy útil en los que padecen estenosis aórtica degenerativa e incluso en aquéllos a los que se ha colocado previamente una prótesis biológica que ha degenerado y que requieren una prótesis nueva. El abordaje percutáneo también es útil en otras patologías valvulares como las que afectan a la válvula mitral y la tricúspide.

6 ¿Qué tipo de pacientes pueden ser tratados en esta unidad?

Está indicada para los pacientes con cualquier tipo de patología valvular que son valorados en nuestra unidad. A estos enfermos se les somete a exploraciones complementarias específicas y tras el análisis de sus resultados reciben el consejo y la indicación del tratamiento más adecuado, más seguro y menos invasivo para resolver su patología.

7 ¿Qué beneficios aporta la creación de esta unidad tanto para los profesionales como para los pacientes? ¿Cuáles son sus principales ventajas?

El trabajo en un equipo multidisciplinar sin duda hace más preciso y seguro el diagnóstico y el abordaje terapéutico de los pacientes con patología valvular. Junto con el incremento de la seguridad, también es importante destacar la menor agresividad de la intervención a través de la vía percutánea. Estas intervenciones requieren una recuperación mucho más corta que permite al paciente reincorporarse a su vida diaria habitual y su actividad profesional de forma precoz. Además, el choque emocional que implican estos tratamientos es mucho menor.

8 ¿Por qué se trata de una unidad única en nuestro país? ¿Qué tiene de especial frente a otros centros en los que se realizan implantes de este tipo?

Esta unidad resulta única porque está compuesta por cirujanos cardiacos, cardiólogos intervencionistas y expertos en imagen cardiaca. Las unidades multidisciplinares ofrecen mayor garantía que se une a la seguridad de llevar a cabo la intervención en un quirófano híbrido. Además, a estas ventajas se une el acceso de los pacientes a la recuperación en una Unidad de Cuidados Intensivos altamente especializada.

9 De cara al futuro, ¿qué tipo de novedades pueden ir añadiéndose en los próximos años para mejorar tecnológicamente estas unidades?

El tratamiento por vía percutánea de las patologías valvulares llevará a ampliar sus indicaciones gracias a la incorporación de nuevos dispositivos y el incremento de la experiencia de los equipos que llevan a cabo estas intervenciones que se realizarán con mayor frecuencia y seguridad. Poco a poco se avanzará en el tratamiento de patologías en otras válvulas como la tricúspide y la mitral. El futuro está abierto al tratamiento de todo tipo de anomalías estructurales valvulares de una forma mínimamente invasiva.

10 ¿Está previsto abrir más unidades así en otros hospitales del grupo?

La apertura de nuevos quirófanos híbridos favorecerá la creación de nuevas unidades de estas características que lleve la seguridad del tratamiento percutáneo de las válvulas a muchos más enfermos.

Artículo originalmente publicado en el suplemento de Salud de La Razón el 8 de diciembre de 2019 y escrito por Raquél Bonilla.

Menú