Angioplastia coronaria más implantación de Stent

Se trata de un procedimiento cuyo fin, a diferencia del cateterismo cardiaco, no es el diagnóstico sino el tratamiento de la enfermedad coronaria. Esta enfermedad implica la existencia de obstrucción en los vasos coronarios que impiden que la sangre acceda normalmente al corazón, provocando una angina de pecho o incluso un infarto.

El tipo de anestesia requerida será la indicada por el hemodinamista y el anestesista. En la mayoría de los casos el paciente estará despierto y consciente, precisando sólo anestesia local en la zona de punción arterial. También es necesario que advierta de posibles alergias medicamentosas, alteraciones de la coagulación, enfermedades cardiopulmonares, existencia de prótesis, marcapasos, medicaciones actuales o cualquier otra circunstancia.

 

Cómo se realiza y cómo prepararse


El mecanismo para solucionar la obstrucción coronaria puede ser variable. En casi la totalidad de los casos se utiliza un catéter muy fino, con un balón en la punta, que se coloca a través de la estenosis. Al inflar a presión el balón, se rompe la placa y se alivia la estrechez. Posteriormente en la mayoría de los casos se precisa para completar con éxito el procedimiento, la colocación de una malla metálica, denominada Stent, que soporta las paredes del vaso y garantiza un buen resultado. La vía de abordaje (punción a nivel de la ingle o brazo) es idéntica a la utilización para el cateterismo aunque los catéteres son, por lo general, de un calibre ligeramente superior.

La angioplastia e implantación de stent puede ser un procedimiento que se realiza aparte del cateterismo diagnóstico, aunque muy frecuentemente, suele hacerse inmediatamente tras el cateterismo diagnóstico en la misma sesión.

Angioplastia coronaria

 

Beneficios de la angioplastia primaria en el infarto agudo de miocardio


En el tratamiento del infarto agudo de miocardio, la angioplastia primaria (AP) (cateterismo y angioplastia coronaria urgente) ofrece unos claros beneficios sobre la trombolisis (tratamiento para disolver el trombo de la arteria coronaria). Además de que la AP se puede realizar en pacientes con contraindicaciones para trombolisis, varios estudios aleatorizados han demostrado que la AP ofrece sobre la trombolisis una tasa significativamente mayor de repermeabilización (apertura de una arteria cerrada) adecuada de la arteria del infarto. Por otra parte la AP  reduce a) la tasa de recurrencia de la isquemia, b) la necesidad de nuevas revascularizaciones, c) la mortalidad y  la tasa de ictus (gracias a la disminución en la incidencia de hemorragia intra-craneal).

Además de estas evidentes ventajas de la AP sobre la trombolisis en la evolución clínica de los pacientes con infarto de miocardio, la AP supone un abordaje radicalmente diferente al manejo clásico del infarto tratado con trombolisis. La realización de coronariografía urgente en el infarto no sólo permite recanalizar la arteria del infarto, sino que además ofrece una información inmediata de toda la anatomía coronaria, obviándose por tanto la realización de pruebas de isquemia posteriores. Por ello, el manejo posterior del paciente mucho es más sencillo, permitiendo un alta hospitalaria más precoz. En las recomendaciones de la Sociedad Europea de Cardiología y de la Sociedad Española de Cardiología, se reconoce la AP como la estrategia de reperfusión de elección si puede realizarse en menos de 90 minutos por un equipo experimentado.

El Servicio de Cardiología del Hospital Universitario Quirónsalud Madrid ha desarrollado un programa de AP, que permite realizar un cateterismo cardiaco urgente y angioplastia primaria  en los pacientes con infarto agudo de miocardio las 24 horas del día, los 365 días del año.

Cateterismo cardiacoCateterismo cardiacoCateterismo cardiaco

Cateterismo cardiaco